Menu

Spanish Catalan English

Obstrucción de vía lagrimal.OVLB

La obstrucción de vía lagrimal es una patología muy frecuente, sobretodo en el bebé y el lactante. La vía parte de los puntos lágrimales que están en los párpados y va hasta la nariz, donde acaba.


¿Qué es la obstrucción de vía lagrimal congénita?
Si nuestro bebé tiene continuamente legañas en uno o los dos ojos, debemos sospechar que tiene una obstrucción congénita del conducto nasolagrimal, es decir, de la vía por donde se van las lágrimas del ojo.

La obstrucción de vía lagrimal es una patología muy frecuente, sobretodo en el bebé y el lactante. La vía parte de los puntos lágrimales que están en los párpados y va hasta la nariz, donde acaba.

En la mayoría de los casos se debe a un retraso en el desarrollo de la vía: existe una válvula al final del conducto nasolagrimal que se debería abrir durante la etapa fetal. Cuando esto no sucede el bebé tendrá legañas, lagrimeo y conjuntivitis de repetición. En la mayoría de los niños esta vía se abre en de los doce primeros meses de vida, entonces hablamos de curación espontanea.

¿Cómo se diagnostica?
Por la clínica, es decir, por los síntomas que presenta el niño: legañas y lagrimeo. En los niños más pequeños predominan las legañas y las conjuntivitis de repetición. Por regla general a medida que los niños crecen disminuye la secreción y aumenta el lagrimeo. 

Generalmente no se hacen exploraciones complementarias.

¿Cómo se trata? 
En menores de un año, debido al alto índice de curaciones espontaneas, generalmente se recomienda tratamiento conservador. Son muy importantes las limpiezas con suero fisiológico de ojo y de la nariz y durante los primeros meses, también debemos realizar masajes del saco lagrimal. 

En mayores de un año (o en algunos menores pero con patología frecuente y grave) se indica tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento quirúrgico, dependiendo de la edad y del tipo de obstrucción puede ser:

  • Sondaje: se pasa una sonda des de el punto lagrimal hasta el final del conducto nasolagrimal en la nariz. Con esto se abre la vía y se cura el niño.
  • Intubación: después de hacer el sondaje se deja colocado un tubo de silicona para evitar que la vía se vuelva a cerrar. El tubo queda anclado en el punto lagrimal y ni se ve ni molesta. Lo quitaremos en dos meses en la consulta.
  • Dilatación: Se usa un catéter balón de dilatación. Lo que hacemos es una dilatación forzada de toda la vía lagrimal y lo controlamos con un endoscopio (cámara) des de la nariz.

Cualquiera de estos tratamientos quirúrgicos se realiza bajo anestesia general de manera ambulatoria.
Hay un bajo porcentaje de niños que no responde a estos tratamientos entonces debemos hacer una cirugía más compleja y que requiere ingreso hospitalario (con 24 horas suele ser suficiente), la dacriocistorrinostomía.

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook